En un país mayoritariamente creyente, como México, en el cual 8 de cada 10 personas se declaran católicas, resulta indispensable emprender un análisis que nos permita entender y asimilar la responsabilidad de la propia familia, la sociedad y de nosotros mismos como laicos y miembros de la Iglesia, en el modificación de los patrones tradicionales de la institución familiar.


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos