Colors: Pink Color

¿Cuántos comunicadores católicos hay en México? Hace unos pocos años, en la primera visita del Papa Francisco a México, hubo casi 700 medios católicos que solicitaron su acreditación para las conferencias de prensa del Papa. Para muchos, incluyendo el que esto escribe, fue una gran sorpresa. Claro, hay de todos tipos y tamaños de organizaciones de comunicación y, aprovechando las ventajas de las redes sociales, ha habido una auténtica explosión de grupos e individuos que, desde sus creencias católicas, hacen comunicación para la población. Sin embargo, hay algunos que destacan por su longevidad. Muchos otros tienen una vida relativamente corta, un alcance limitado, y se sostienen en la medida en que su fundador sigue al frente. El pasado dos de Agosto fuimos testigos de un evento excepcional. En la reunión mensual de SIGNIS México, dos organizaciones muy relevantes en este medio firmaron un convenio de colaboración.

Lo digo con toda simpleza: En el fondo siempre será más dolorosa la crisis en los periodistas que la crisis en los medios de comunicación. Los medios de comunicación pueden padecer un sinnúmero de peligros que amenazan su supervivencia (el más grave siempre será la viabilidad económica); sin embargo, cuando los periodistas entramos en crisis, la sociedad misma está en riesgo.

Hace unos días asistí a una reunión organizada por la institución “A Favor de Lo Mejor” con la finalidad de generar un movimiento que emplee la comunicación para inspirar al país y cambiar el ánimo, así como la percepción de México y los mexicanos. Se trata de crear “una nueva narrativa” para ayudar a transformar a nuestro país. A este movimiento se le ha denominado: “Por ti, México. Contemos buenas historias” (ver www.portimexico.mx)

En el contexto de la reforma política promovida por Jesús Reyes Heroles en los ochentas, se agregó una frase que aunque sería un avance en materia del manejo de la información, generó duras y temores por la forma como actuaban los gobiernos del PRI. En un inicio, la afirmación de que “el derecho a la información será garantizado por el Estado”, se manejaba principalmente en el ámbito de los procesos político-electorales. Por eso fue unánimemente apoyada por los partidos políticos de entonces. Creían ver, de ese modo, una inmediata apertura de los medios electrónicos a sus posicionamientos, sus mensajes y propaganda política. No fue así, tuvo que realizarse una prolongada batalla para que, finalmente, en el contexto de la transición política se empezaran a abrir esos espacios.

Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos