La masculinidad y sus desafíos en las sociedades contemporáneas es quizá uno de los menos visibles y más apremiantes temas de reflexión social moderna. Ubicado en el fondo de las urgencias culturales -por la necesaria atención al dramas acuciantes-, el lento y doloroso aprendizaje sobre las nuevas masculinidades suele pasar desapercibido por prácticamente todos los sectores sociales. Y es justo donde ‘Hombres al agua’ (Le grand bain, 2018) ofrece un pequeño atisbo a un espacio sumamente desconocido.

De la mano del escritor de comedias y creador de ‘Guiñoles de la Información’ (el show televisivo de marionetas políticas cuyo formato fue copiado en varios países), Ahmed Hamidi (1972), y el actor/director Gilles Lellouche (1972), el filme ‘Hombres al agua' aborda con la tradicional liviandad del cine francés el complejo tema de la depresión en varones de mediana edad, las expectativas sociales de los caballeros y los nuevos desafíos culturales a los que los hombres se enfrentan en sus espacios laborales, familiares y de convivencia.

Le grand bain’ nos presenta las aparentemente peculiares historias de ocho hombres maduros cuyos enfados, frustraciones y fracasos les causan diferentes grados de depresión e insatisfacción de sus vidas. Con un delicado ritmo en el montaje de sus biografías que se construyen en la soledad y la inalcanzable masculinidad que se espera de ellos, el filme utiliza las tensiones de las crisis de identidad varonil como una red en la que lentamente van acercándose a un escenario donde se puede recobrar algo de dignidad y esperanza.

La comedia francesa aligera el pesado drama de estos hombres quebrados y fracasados, solitarios y ridiculizados por la cultura de eficiencia e invulnerabilidad masculina. Los personajes cargan pesadas sombras de inutilidad que les han sido impuestas por la sociedad, sus familias y trabajos; heridas cuyo alivio no se encuentra ni en la mercadotecnia ni la farmacopea. Mientras la gran vastedad de cine norteamericano (y toda la influencia que eso supone) presenta modelos masculinos que responden a dichas heridas mediante la ira, la agresividad, la estrategia o el heroísmo, ‘Hombres al agua’ es una película que explora las grietas de los estándares sociales como caminos alternos hacia la plenitud.

Este grupo de varones hallará en el lugar más inesperado un espacio en dónde vivir la ternura, el compromiso y la compasión; el tesón, el ingenio y la resistencia; el cariño y la fidelidad; un espacio en dónde hablar con plena confianza y donde deberán aprender a escuchar sin juzgar y sin alardear porque, en el fondo, ninguno encuentra verdaderos motivos para sentir orgullo.

Es una obra que nos obliga a preguntarnos cómo es la depresión de los hombres en nuestros días y cuáles son los dramas compartidos de extensas generaciones de varones contemporáneos a estas historias ‘peculiares’. ¿Cómo se enfrentan a la paternidad desde la propia insatisfacción de sus vidas? ¿Cómo pueden ser capaces de inspirar éxito en sus seres queridos cuando se está en la cuneta de la carretera de la vida? ¿Cómo pueden amar cuando el tedio y el vacío se ha apoderado de sus días? ¿A quién más puede recurrir un varón deprimido cuando detrás de todas las recetas hay la figura de una
masculinidad imposible?

Le grand bain’ no pasó desapercibida por la crítica cinematográfica y fue nominada al nueve estatuillas del César, tres Globos de Cristal y otros cuatro premios internacionales este 2019; sin embargo, la mayor recompensa de este filme seguro será la de los hombres que comiencen la búsqueda de nuevas masculinidades más útiles y satisfactorias que aquellas presentadas por el estereotipo del incombustible hombre héroe de acción.

@monroyfelipe


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos

  • Semana

  • Mes

  • Todos