Francisco Alcaide Hernández es el autor del excelente libro, titulado: “Aprendiendo de los mejores” (Ed. Alienta). Se trata del libro de negocios que más ejemplares ha vendido. Ya va por su edición 17 y con más de 50,000 ejemplares difundidos. Se ha convertido en el libro de cabecera de directivos y empresarios. ¿Por qué? Por ser sumamente directo; con una enorme capacidad de síntesis y facilidad de brindar consejos prácticos, eficaces y aplicables a la vida cotidiana.

Por lo pronto, la revista española “Excellence” (No. 159) presenta 4 grandes bloques de consejos orientado al tema del trato humano: A) Llevarse bien con los demás; B) Tratar de ser amables y agradables; C) Tener un diálogo lleno de apertura y cordialidad con los colegas en el trabajo para poder llegar a acuerdos constructivos y persuadirles; D) Nunca defraudarles.

El autor precisa todavía más:

  1. Acepta a toda la gente. Nunca discrimines. No te dejes llevar por las apariencias externas (ropa, tatuajes, lenguaje…) ni por su carácter o temperamento o por considerar que no tiene suficientes estudios académicos.
  2. No impongas tus valores. Está bien tener convicciones firmes pero no hay que olvidar que existe la libertad de opinión sobre los temas más variados. Además, muchos temas resultan opinables.
  3. Cuando vayas a vender, estudia bien quién o quiénes son tus clientes potenciales. Hay que enterarse bien de sus antecedentes personales: gustos, aficiones, situaciones personales, dónde estudiaron o han trabajado, que planes o metas tienen proyectadas para su futuro con el objeto de hacer empatías.
  4. En qué aficiones o gustos se coinciden. Esto podría parecer una tontería o superficialidad, pero no lo es. Muchas ventas exitosas se han hecho debido a que tanto el vendedor como el comparador tienen particular afición por la bicicleta, por las carreras, por los deportes extremos, por el golf, el tenis, la buena literatura, las biografías, la historia, etc. Y el hecho de que ambos se vean para conversar fuera de la oficina y platicar sobre estos temas, ya es un síntoma claro de que se está forjando una amistad que va más allá del formalismo de la compra-venta.
  5. Descubrir intereses comunes. En cierta ocasión un amigo mío, brillante comunicador, tenía un especial interés en conocer y tratar a una afamada escritora, pero no sabía cómo acceder a ella. Descubrió que ella y su esposa habían estudiado en la misma escuela secundaria y preparatoria exactamente por los mismos años y que la célebre autora venía tratando de encontrar dichos álbumes desde hacía años. Así que este amigo mío, decidió llevarle, en esa primera entrevista, los álbumes de las generaciones y a la escritora le dio una alegría enorme. A continuación, esta celebridad invitó a cenar a su casa a su esposa (antigua compañera suya y a él) y fue el inicio de una magnífica amistad.
  6. Practica el humor. Tener siempre sentido de humor es una gran virtud. “El humor –decía Víctor Borge- es la distancia más corta entre dos personas”.

Otros consejos que ofrece este autor son: interésate auténticamente por los demás; nunca seas soberbio o arrogante; cada persona es un ser único e irrepetible (no olvides sus cumpleaños, acompañarlo en una enfermedad o ante el fallecimiento de un ser querido); si te hacen una consulta profesional, contesta rápido.

Conecta en redes sociales: Me pareció de gran actualidad este consejo porque vivimos hiperconectados y en medio de las redes sociales. No podemos permaneceré como una “burbuja aislada de los demás”. Basta un “like”, un comentario breve, un mensaje directo, un retweet, etc. para manifestarle al amigo o al cliente: “Hola, estoy aquí”. “Te sigo. Mantengo mi interés por ti”. “Estamos en permanente contacto”. Esto tiene la magia de que las amistades continúen vivas y se cultiven. En resumen, un libro muy interesante y con consejos bastante sugerentes (ver www.franciscoalcaide.com; www.aprendiendodelosmejores.es)

@Eiar51