Colors: Blue Color

Me ha llamado positivamente la atención, que por muchos puntos de la amplia geografía del país, este fin de semana -y en muchas otras ocasiones- han proliferado numerosas manifestaciones en favor de la vida del no concebido y de la familia, organizado por el “Frente Nacional por la Vida” ante las amenazas del aborto y de la ideología de género en México.

Cuando Simone de Beauvoir pensó en “El Segundo Sexo”, su libro considerado como su obra maestra hace exactamente setenta años, convirtió la reflexión feminista en un asunto social para lo cual aun no existían palabras en su época. Todo comenzó y terminó en poner énfasis en el “cuerpo”, en el cuerpo de mujer y del varón, pero especialmente en el cuerpo de la mujer sometido a ‘estereotipos’ para justificar discriminaciones según lo que ella percibía: “la mujer como el hombre, es su cuerpo”. Quiso dar un giro a la visión cartesiana de la separación del sujeto que “piensa, luego existe”, así, Beauvoir reclama el cuerpo y lo que la politóloga Seyla Benhabib describió como “la aparición del cuerpo en la esfera pública”.