La Semana Santa es la época del año que nos abre la puerta a la fiesta mayor que tenemos los católicos: La Pascua.

Pero para llegar a ella es necesario vivir adecuadamente los días santos y para eso te comparto mis 5Tips para tomar en cuenta los signos litúrgicos y vivir más intensamente la Semana Santa.

PRIMERO. Conoce los signos de cada día

Domingo de Ramos: la procesión y las palmas.

Jueves Santo: La institución de la eucaristía, la institución del orden sacerdotal y el amor al prójimo por medio del servicio.

Viernes Santo: la pasión, el acto máximo de Amor en la cruz, la muerte de Jesús por nosotros. También María que permanece firme al pie de la Cruz.

Sábado Santo por la mañana: Silencio contemplativo, espera expectante. No hay misa.

Sábado Santo por la noche: Vigilia Pascual en la noche Santa. El Principal signo es el Cirio Pascual. El fuego, el peregrinar con la luz que es Cristo.

Domingo: Jesús ha resucitado, estamos de fiesta.

SEGUNDO. Comparte estos signos con tu familia.

Es bueno platicar con nuestros hijos sobre estos signos para que estén atentos y vivan más cercanamente cada oficio que se realiza durante la Semana Santa.

De ser posible, nosotros debemos preparar material didáctico para nuestros hijos pequeños y buscar signos visibles que les ayuden a nuestros hijos adolescentes y jóvenes a recordar lo que se vivirá en cada oficio.

TERCERO. Que el ambiente de la casa esté de acuerdo con lo que vamos a vivir.

A veces es difícil pero seria muy bueno que la familia completa pudiera entrar en una dinámica de oración y de vivencia de estos días santos.

Si tenemos que salir a trabajar, pues que nuestra actitud sea acorde a lo que estamos viviendo como familia y como Iglesia.

Si vamos a salir de vacaciones, no olvides llevar contigo a Jesús y buscar lugares para vivir los oficios allá donde vayas a vacacionar. La idea es santificar los días de esta semana.

El testimonio también es importante.

CUARTO. Que no te de pena decir que estamos de luto.

Nuestros hijos necesitan vivir coherentemente, es decir, necesitan ver que vivimos lo que predicamos y que en verdad nos sentimos tristes por que Jesús ha sido aprendido, golpeado, martirizado y le han dado muerte.

Para que después también celebren con gran gozo la resurrección de nuestro Señor y así demos gracias al Padre por regalarnos a su hijito para salvación de la humanidad.

Y QUINTO. La mejor forma de vivir la Semana Santa es asistiendo a los oficios.

No importa que tengas hijos pequeños, es cuestión de prepararte y tomar precauciones.

Es muy probable que los más pequeños no aguanten los oficios completos calladitos y quietos, pero si podemos buscar lugares que tengan las mejores condiciones para que nuestros hijos estén bien.

Podemos tomar la precaución de sentarnos cerca de la puerta para que el aire les llegue correctamente y si hay necesidad de salir un ratito con ellos al atrio lo podamos hacer.

Si nuestros hijos son más grandes o ya son jóvenes, podríamos buscar que se involucren un poco más en la realización de los oficios, de tal manera que los puedan hacer suyos y que los Vivian de forma diferente.

Lo más importante es el testimonio que nosotros les demos, así que vamos a vivir una Semana Santa donde le hagamos mas caso a los signos litúrgicos y menos caso a las incomodidades y molestias que nos puedan generar los oficios.

Todo depende de tu actitud y de que quieras hacer verdaderamente santos estos días que estamos por vivir. Ojalá que acompañemos a Jesús en su pasión y muerte, pero sobre todo en su resurrección, que es la fiesta de las fiestas.

@SilviaMdelValle