1. Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

Paulo VI convocó el 7 de mayo de 1967 a celebrar la I JMCS, instituida por iniciativa del Concilio Vaticano II. El principal motivo para instituir esta Jornada fue “[El deseo de la Iglesia de] llamar la atención de sus hijos y de todos los hombres de buena voluntad sobre el vasto y complejo fenómeno de los modernos instrumentos de comunicación social, tales como la prensa, el cine, la radio y la televisión, que constituyen una de las notas más características de la civilización de hoy”.1

Además, el Santo Padre anhelaba que esta jornada ofreciera una oportunidad para reflexionar sobre la relevancia de los medios de comunicación, pero más aún, que conscientes de la responsabilidad que recae sobre los medios, los fieles se comprometieran en promover un uso justo y solidario de esta herramienta de comunicación tan importante.

El Papa expresó su preocupación y la grave responsabilidad que recae sobre los medios los de comunicación, que expresa de manera concisa y clara en su mensaje para la I JMCS:

“¿Quién puede ignorar los peligros y los daños que estos instrumentos, aunque nobles, pueden acarrear a cada uno de los individuos y a la sociedad, si no son utilizados por el hombre con sentido de responsabilidad, con recta intención y de acuerdo con el orden moral objetivo?”2.

El Santo Padre invita a que la labor de los comunicadores sea un servicio y una misión de conducir hacia la verdad y la adhesión al bien. Explica que “Cuanto más grandes son la potencia y la eficacia ambivalente de estos medios, tanto más atento y responsable debe ser el uso de los mismos”3 .

2. ¿Por qué la Iglesia se pronuncia sobre medios de comunicación?

Ahora bien, cabe preguntarse por qué la Iglesia se interesa por los medios de comunicación e incluso cabe cuestionar si la Iglesia no excede sus competencias al expresar su postura con respecto a los medios.

Según lo establece la Doctrina Social Cristiana, la Iglesia Católica, Inspirada por el evangelio, busca contribuir a que las instituciones puedan aportar al bien común, a construir sociedades más justas.

La Iglesia expresa su juicio en materia social “cuando lo exigen los derechos fundamentales de la persona o la salvación de las almas”4 . En este sentido, la Iglesia tiene el deber de ayudar, tanto a las instituciones como a las personas a hace run uso recto y justo de los bienes terrenos 5.

Es por esto que la Iglesia no puede mostrarse ajena ni indiferente ante los medios de comunicación, ya que son estos medios unos de los bienes terrenos que más influencia tienen sobre las masas y que más pueden contribuir al bien común: “…Es preciso ocuparse del desarrollo de instituciones que mejoran las condiciones de la vida humana”6.

En cuanto a cuál es la postura que la Iglesia mantiene sobre el adecuado uso de los medios de comunicación, El Catecismo de la Iglesia Católica establece que “La sociedad tiene derecho a una información fundada en la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad”7.

3. La Iglesia y las nuevas tecnologías – JMCS 2019

Es innegable el destacado papel que los medios de comunicación tienen actualmente. Los medios digitales no solamente influyen en la vida de los usuarios, sino que han marcado tendencia e incluso modificado nuestro estilo de vida.

Sobre estas nuevas tecnologías, el Papa Benedicto XVI comenta: “Las nuevas tecnologías permiten a las personas encontrarse más allá de las fronteras del espacio y de las propias culturas (…) Esta es una gran oportunidad, pero supone también prestar una mayor atención y una toma de conciencia sobre los posibles riesgos”8.

Igual que con cualquier otro medio, la Iglesia se preocupa por que las redes sociales ayuden a la consecución del bien común y al íntegro desarrollo de los seres humanos.

En línea con esta visión, el mensaje de este año 2019 del Santo Padre aborda un tema bastante claro y cercano a nuestra realidad contemporánea. El mensaje se divide en tres partes: en la primera [Las metáforas de la “red” y la “comunidad”] hace un diagnóstico sobre las comunidades digitales y alerta de los peligros a los que esta realidad nos enfrenta; después, siguiendo las palabras de San Pablo [Somos miembros unos de otros] explica una solución para entender la manera profunda que la Iglesia propone para hacer comunidad y finalmente; en la última parte [Del “like” al “amén”], exhorta a realizar acciones concretas.

En Palabras del Santo Padre:

“Con este Mensaje, quisiera invitarles una vez más a reflexionar sobre el fundamento y la importancia de nuestro estar-en-relación; y a redescubrir, en la vastedad de los desafíos del contexto comunicativo actual, el deseo del hombre que no quiere permanecer en su propia soledad”.

JMCS México 2019

La Asociación Católica para la Comunicación SIGNIS México, organiza por deseo de SS. Francisco la LIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (JMCS), que tendrá lugar en el auditorio de la Universidad Panamericana (Augusto Rodin 473, Insurgentes Mixcoac, CDMX) el próximo 1 de junio de 8:30 a 13:00 horas.

La JMCS es una oportunidad para compartir y escuchar a estudiantes y profesionales de la comunicación, comunicadores católicos y toda persona interesada en convertir los medios virtuales en herramientas que propicien una conexión más significativa entre personas para la creación de comunidades más estrechas, más solidarias, más humanas.

Consulta el programa

No te pierdas nada de esta JMCS y síguenos en redes sociales:
Facebook – SIGNIS México
Twitter: @SignisMX 

@raulomar

---

[1] Mensaje de Pablo VI para la I Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 1967
[2]Ibid
[3]Ibid
[4]Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 23, 1.
[5] Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica 2420
[6] Idem 1916
[7] Catecismo de la Iglesia Católica 2494
[8] Benedicto XVI, Mensaje para la XLV Jornada Mundial de las comunicaciones Sociales, 2011