La cuarta transformación le está llegando a los dichos y refranes. En el caso del que reza: "Al mal paso darle prisa", parece haber cambiado por obra y gracia de la 4t de la CDMX: "Al mal paso, darle pausa". Esto lo confirma la actitud con que la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, afrontó la crisis ambiental de esta semana.

Resulta que según varias encuestas, el Peje del Ejecutivo ha empezado a bajar puntos en su popularidá (como dice él). La más alarmante para la causa amloista es la de "México elige", que reporta una caída de 7 puntos respecto del mes de abril, llegando al nivel de 55%. Por cierto, esta encuesta fue realizada en Facebook, una "bendita red social". Los analistas políticos afirman, que esta baja representa el principio del fin de la luna de miel entre el presidente y el pueblo sabio. Bueno, quien sabe, a lo mejor los entrevistados fueron puros "fifis conservadores", que están alarmados por que sienten amenazados sus privilegios (eso dicen los AMLOVERS) y quizá el resto de la gente (el pueblo bueno y sabio), esté a gusto perdiendo sus privilegios básicos.

Como dijera el filosofo Mario Moreno Cantinflas, ¡No hay derecho chato!, resulta que a cuatro meses de iniciado su gobierno, el popularísimo AMLO, siempre "escurre" el bulto" para evitar asumir la parte de responsabilidad frente a acontecimientos como la trágica matanza ocurrida en Minatitlán Veracruz.

El Peje del Ejecutivo parece seguir a pie juntillas la frase atribuida a Benito Juárez que dice: “justicia para mis amigos, todo el rigor de la ley para mis enemigos”, sin embargo sólo parece, porque a sus amigos, aliados y aduladores más bien les da una manga muy ancha y dado que ahora él dice quién es bueno y quien es malo, con el poder de "su dedito" los manda directito a su paraíso, donde podrán gozar de su benevolencia. Por eso ya muchos se acogen a su "misericordia" y más pronto que tarde corren a sus brazos, como los 9 diputados experredistas, varios de los cuales son "finísimas personas", como Mauricio Toledo, que entre sus virtudes más vistosas es el actuar como un verdadero golpeador.

El peje de Estado mexicano, al parecer padece una "ligera" miopía que le impide ver aquello que no le conviene, que va en contra de su particular forma de pensar y aquello que va en contra de lo que sus amigos hacen, aunque esté mal. En el caso de Venezuela ha empezado a aplicar la doctrina del changuito, que no ve, no oye y no habla. Pese a que Nicolás Maduro es a todas luces un violador de los derechos humanos en su país, Andrés Manuel López Obrador no ha tocado ni con el pétalo de una rosa al dictador.

Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos