El Peje del Ejecutivo parece seguir a pie juntillas la frase atribuida a Benito Juárez que dice: “justicia para mis amigos, todo el rigor de la ley para mis enemigos”, sin embargo sólo parece, porque a sus amigos, aliados y aduladores más bien les da una manga muy ancha y dado que ahora él dice quién es bueno y quien es malo, con el poder de "su dedito" los manda directito a su paraíso, donde podrán gozar de su benevolencia. Por eso ya muchos se acogen a su "misericordia" y más pronto que tarde corren a sus brazos, como los 9 diputados experredistas, varios de los cuales son "finísimas personas", como Mauricio Toledo, que entre sus virtudes más vistosas es el actuar como un verdadero golpeador.

El peje de Estado mexicano, al parecer padece una "ligera" miopía que le impide ver aquello que no le conviene, que va en contra de su particular forma de pensar y aquello que va en contra de lo que sus amigos hacen, aunque esté mal. En el caso de Venezuela ha empezado a aplicar la doctrina del changuito, que no ve, no oye y no habla. Pese a que Nicolás Maduro es a todas luces un violador de los derechos humanos en su país, Andrés Manuel López Obrador no ha tocado ni con el pétalo de una rosa al dictador.

"Me canso ganso" es la "frase célebre” del filósofo y héroe nacional Tin Tán, que el presidente AMLO ha utilizado para asegurar que varias cosas que se ha propuesto las va a lograr. El "me canso ganso" en ocasiones la usa para sustituir la expresión lo haré "a producto de gallina", o como reza aquella afirmación más elaborada que dice: "aquí los huevos no son al gusto, sino a huevo", porque, como ya lo ha dicho, él tiene el poder en sus manos.

Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos