Dice un refrán de un autor anónimo: "Al Bagazo poco caso y a la basura un escobazo". ¡Menuda tarea le ha tocado a Luis Felipe Bravo Mena! Ni más ni menos que combatir la corrupción en las filas del Parido Acción Nacional y es que si algo ha marcado la imagen del PAN en los últimos años es precisamente la corrupción de muchos de sus militantes de alto nivel, tanto hacia adentro de dicho instituto político, como hacia afuera en los cargos públicos desempeñados por personajes emanados de este partido.

Al PAN de estos tiempos le aplica perfectamente otro refrán popular que reza así: "Las escaleras se barren de arriba a abajo". En efecto, la limpieza que el PAN requiere, deberá empezarla Luis Felipe Bravo por los altos niveles del propio partido. De la terrible sospecha de corrupción no escapa casi nadie en el blanquiazul, desde dirigentes hasta servidores públicos, desde militantes de pipa y guante, hasta militantes de "a pie".

La noticia para el Zar Anticorrupción panista es que necesitará no una escoba, sino un montón de barredoras, pues la basura que invade al PAN es mucha.
Seguramente Lusi Felipe Bravo sabe a que se enfrenta y entenderá cabalmentre que este mal, que le llegó al PAN junto con el poder, será muy dificil de erradicar. Al parecer el PAN no solo fracasó en la promesa de Fox de echar del Gobienro Federal a las tepocatas, alimañas y bíboras prietas, sino que las puertas de los azules se les abrieron de par en par y penetraron hasta llegar al control de muchos comités estatales de Acción Nacional. ¿A poco no?