A pesar de tener que pasar mucho tiempo en transportes públicos, o tener problemas para finalizar la quincena o vivir en lugares inseguros, como el DF en dónde NO PASA NADA (según las autoridades capitalinas) de acuerdo al estudio titulado "indicador de bienestar subjetivo del INEGI", los mexicanos nos decimos satisfechos y felices.

Pero, esta felicidad ¿es real?, o sólo es producto de la acendrada costumbre de nosotros los mexicanos de contestar cuando nos preguntan '¿cómo estás?' BIEN. ¿Será que nuestro umbral de insatisfacción es muy alto? ¿Será que 'le damos el avión' a los encuestadores? o que de plano sentimos que podríamos estar peor y por eso nos sentimos felicices, porque aún no tocamos fondo. Lo cierto es el mexicano, a pesar de todos los pesares (muchos, no todos) se siente, como decía mi mamá, "feliz como una lombriz" ¿A poco no?


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos

  • Semana

  • Mes

  • Todos