¿Qué teje la diputada? ¿leyes, tejidos social o la presidencia "legítima" del Peje?

La legislatura actual del Congreso Federal, como todas las legislaturas, dará mucho de que hablar, ojalá y fuera por las leyes que producirán, pero al parecer será más bien por los singulares personajes que allí asientan sus posaderas.

Los casos curiosos, jocosos y hasta penosos van desde los coyotitos de Doña Carmelita Salinas y la calificación que ella le dio al congreso, al decir que le recordaba la obra ‘Cabaretera’, hasta la “abuelil” presencial de la Diputada de Morena Laura Ballesteros, quien fue captada tejiendo por la cámara de un indiscreto fotógrafo y cuya imagen nos recordó aquel tango infantil de Cri Cri que dice: “Che araña… baila con maña, hay que contar, tres pasitos arrastraditos, pa delante y para atrás”. Pero ¿qué teje Doña Laura? ¿Una bufanda, una chambrita, una iniciativa de ley, o qué?

Lo cierto es que el Congreso ni debiera ser un lugar para echarse “coyotitos”, ni un lugar parecido a un Cabaret, ni el santuario de los moches (que para allá va que vuela), ni la curul de una abuelita tejedora. Ojalá y no sigan descubriéndose estos “folclóricos perfiles” legislativos en el Congreso federal, pues de ser así más de uno dirá ¡Trágame tierra! ¿A poco no?