Al ver el "debate" político entre panistas y priístas de alto nivel, que dicho sea de paso ¡está de-batidillo! no puede uno evitar recordar los pleitos entre chamacos, en el que se jugaba el honor cuando uno le decía a otro: "¡eres un mariquita!" y la respuesta furiosa era: "¡tú más! ¡y tu abuelita también! ó "¡Eres un burro!" ¡y la réplica inmediata era!: "¡botellita de jerez, todo lo que digas será al revés!.

Y es que al tener cola que le pisen a unos y a otros, piensan que no les queda de otra más que, como lo hizo Ricardo Anaya, sacarle al enemigo más "trapillos al sol" que los que le han sacado a él.

Pareciera como si jugaran al cochinómetro. Como si el más embarrado limpiara la imagen del que menos lodo tiene encima. Pero no es así, y a fin de cuentas como en los choques lamineros, "cada quien se queda con su golpe".

Esto es un presagio de lo que serán las campañas que vienen en este año, en las que no habrá debate de ideas, sino "de-batidillo" de mugre, en el que no habrá propuestas, sino guerra de lodo y las que en lugar de campañas políticas serán un cochinómetro, puercómetro o marranómetro... ¿A poco no?


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos