La propuesta del mando único sólo es aceptable si para estructurar sus mandos, se evitase poner a policías de los siguientes estados:  Aguascalientes,  Baja California,  Baja California Sur, Campeche,  Chiapas,  Chihuahua,  Coahuila, Colima , CDMX, Durango, Estado de México, Guanajuato,  Guerrero, Hidalgo,  Jalisco, Michoacán,  Morelos, Nayarit,  Nuevo León, Oaxaca,  Puebla,  Querétaro,  Quintana Roo, San Luis Potosí,  Sinaloa,  Sonora,  Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala,  Veracruz,  Yucatán,  Zacatecas, fuera de ello no habría por parte de la ciudadanía ninguna objeción, pues tendríamos la plena seguridad que las personas elegidas serían personas de gran calidad humana, ética y moral, servidores públicos dispuestos a servir con honestidad, respeto, justicia y humanidad a los ciudadanos de México.

Y no es que se hable nada más por hablar, pues desde hace mucho tiempo la gente siente más miedo cuando ve policías cerca, que cuando no los ve. Particularmente en estados como Veracruz y Guerrero, su presencia seguramente causa más temor que confianza. Sobre todo cuando son los cuerpos policiacos de ambas entidades, los que han sido protagonistas de hechos terribles como la desaparición forzada de jóvenes de dichos lugares. O como en el caso de la CDMX en donde fue el hijo de un ex mando policiaco, quien participó en la golpiza de un joven afuera de un antro. Por ello el anuncio de los legisladores acerca de que la propuesta del mando único avanza, más que provocar esperanza, provoca escalofrío, pues de llevarse a cabo tal cual (mando único) se produce la terrible sensación de que quedaríamos en una gran indefensión frente a la posibilidad de abusos, tortura, corrupción, extorsión y pésimo manejo de la autoridad por parte de una corporación que se volvería muy poderosa. ¡Que Dios nos agarre confesados! o mejor que se lleve a cabo la propuesta del mano mixto y que el mando único se aplique solo en el estado 34… ¿A poco no?


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos

  • Semana

  • Mes

  • Todos