Sólito se despeña el presidente Peña. Después de suplicar en sus spots que veamos las cosas buenas que hace, ¡Sopas! se le ocurre un desatino del tamaño del muro que Donald Trump quiere construir y lo invita a México y a platicar en lo oscurito, quien sabe porque y quien sabe ¡¡para qué!!.

El presidente ya no sólo se trompica, sino ahora se TRUMPICA, encarnando aquel dicho que dice que "avientan la piedra y mete la cara".

Ustedes perdonaran la redundancia comunicativa, pero evocando al recién fallecido Juan Gabriel, los más serenos de los mexicanos simplemente exclamamos: ¡Pero que necesidad! ¿A poco no?


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos