El personaje que se llevó una de las "pambas" más sonada de la semana fue el clasista Nicolás Alvarado -así se calificó él-, quien tuvo la desafortunada y desatinada idea de escribir una agria crítica en contra del, entonces, recién fallecido Juan Gabriel.

No recordó aquella conseja que dice "si no puedes de decir algo bueno de alguien, mejor calla" y ese otro consejo que afirma que no hay que hablar mal de los ausentes ¡y él lo hizo con una persona que ya está absolutamente ausente!. Total que tan gran nivel cultural que permanentemente presume NO LE SIRVIÓ DE NADA.

Uno de los venenosos dardos que lanzó en contra de Juan Gabriel fue por lo naco de sus lentejuelas -según lo escribió él-, eso me deja pensando que en más de una ocasión ha lucido ropa, que no por cara y exclusiva, dejan de caer en la misma categoría por lo que el clasista Nicolas Alvarado criticó en Juan Gabriel. Total que en él se cumplió el dicho "El pez por su propia boca muere"... pero en su caso más bien se trató de un pavo real con un enorme ego. ¿A poco no?


Síguenos en la Redes Sociales