Si la democracia mexicana fuera un traje, sería de pura lana... de dudosa procedencia. Solo hay que ver lo que está sucediendo en los procesos electorales del 2017 en Edomex, Nayarit, Coahuila, en donde el señor "don dinero" ha sido el protagonista principal del convencimiento de muchos ciudadanos para "motivarlos" a participar en esta elección.

Lo que debería ser un acto cívico, ha sido convertido y pervertido por los mercaderes de la política en un acto mercantil, en donde el "producto" más demandado es el voto. Varios partidos han ido en pos de los votantes con: tarjetas rosas, pagos de hasta 3000 mil pesos para ser representantes de casilla, regalitos y regalotes, "obsequio" de sacos de cemento y tinacos.

Las denuncias por el uso de recursos monetarios de dudosa procedencia en este proceso, han sido el pan de cada día. Hasta los de la honestidad valiente, se han visto exhibidos por la "chuecura" de sus métodos para financiar sus gastos de campaña. Los recursos provenientes de "quien sabe dónde", de dependencias gubernamentales está cayendo entre la gente cual si fuera "Bolo de padrino bautizo". Y de todo esto ha sido enterada la Fepade, quien hoy por hoy tiene el balón en su cancha para demostrar si de verdad está del lado de la legalidad.

La democracia en México se ha enfermado de dinero de dudosa procedencia.


Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos