Dice un refrán "La que no pone seso a la olla no tiene cholla".

Hoy arrancó el SNA sin que se halla nombrado al fiscal anticorrupción, lo cual es igual a decir que el dichoso sistema nació sin "cholla". El asunto es que dicho nombramiento ha tenido muchas piedritas en el camino, debido a que los legisladores no han podido conciliar sus respectivos intereses y posturas partidistas.

Por lo que se ve, los legisladores no le han puesto seso a la olla, no han razonado suficientemente para encontrar por encima de las diferencias las coincidencias y sobre todo por encima de sus intereses partidistas el interés de la mayoría.

El drama de nuestro país es que no es lo único que carece de cabeza. Para muestra el último botón: el socavón de Morelos, en el cual los responsables no han demostrado tener ni inteligencia emocional, ni inteligencia de ningún tipo, para anticiparse a los desastres que ya muchos veían venir y para entender a la gente que ha padecido por causa de sus ineficiencias.

@Tom_Pich