AMLO y la izquierda mexicana están como el changuito de los emoticones: No ven, no oyen y menos hablan. También están como otro mono de un chiste, en el cual se cuenta, que una vez estaba entrenando y a cuanto animal de la selva que pasaba y le preguntaba que qué hacía, él respondía: "aquí entrenando, para partirle la cara al león", en esas estaba cuando de pronto sonó la voz del rey de la selva que le preguntó: "¿Qué haces changuito?" a lo que el personaje cuestionado respondió: “aquí de payaso y hablador".

En efecto, la izquierda y el "peje lagarto" se la pasan presumiendo que son los paladines de la democracia, los defensores de los pobres y de los derechos de las víctimas de la violencia y en cuanto aparece en el horizonte la grave crisis humanitaria de Venezuela, se quedan... callados.

El "Peje", igual que su archienemigo, Carlos Salinas, parece repetir la famosa frase del expresidente: "Ni los veo, ni los oigo", frase que el llamado "jefe de la mafia del poder" aplicaba a sus enemigos, de tal forma que parece que sus enemigos son los venezolanos y por descarte sus amigos, Maduro y su horda.

Con esto, una vez más López Obrador y la izquierda muestran que son unos demócratas de pacotilla, una izquierda vergonzante y lo más grave, tienen en su ADN el germen del autoritarismo y la tentación de establecer desde el poder una dictadura, pues como decía mi abuelita: "El que calla otorga" y si ante la situación de Venezuela callan, quiere decir que avalan el proceder del gorila Nicolás Maduro. En otras palabras, todo el tiempo que vociferan, están como el changuillo del chiste: ¡de payasos y habladores!

@Tom_Pich


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos

  • Semana

  • Mes

  • Todos