El domingo ya muy tarde o el lunes en la madrugada ya habremos descubierto "de qué lado masca la iguana" en estas elecciones. Mientras tanto pareciera que el factor que definirá el resultado de este proceso está guardado en un closet.

El proceso electoral de este 2018 transcurrió con una "certeza" cotidianamente repetida por parte de los "Amlovers": ¡Ya ganamos! Incluso llegó a sonar en esa trinchera que sería un "triunfo de carro completo". Desde luego AMLO y sus voceros se pavonearon en todos los foros en los que participaron. Sin embargo, al llegar al último tramo de este camino, parece que empezaron a traicionarlos los nervios, la incertidumbre y la maldita duda.

En ese nuevo estado de ánimo les cayó el "chaparrón" de un deslucido cierre de campaña, lo que pareciera haberles quitado de la cabeza que son invencibles... y empezó el estribillo clásico de los de la mafia del mesías tropical: ¡nos quieren hacer fraude!, "nos armaron un compló", "fueron los de la mafia del poder" etc., etc.

Sinceramente creo que nadie sabe lo que va a pasar el domingo. Ni Andrés Manuel, que decía que su arroz ya se había cocido. Ahora, ante la amenaza de que "del plato a la boca se le caiga la sopa" o mejor dicho el arroz, su más feroz vocera ha salido a amenazar con que se le va a aparecer el diablo a quien se atreva a hacerles fraude. ¡Tengo miedo! ¿Qué vamos a hacer en medio de un diablo, un tigre y Yeidckol?

Como apunté al inicio, la respuesta sobre el resultado de esta elección está en el closet, de donde saldrán votantes cuya preferencia es un misterio. Mientras tanto "serenos morenos", tú también Andrés.

@Tom_Pich


Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos