"El comal le dijo a la olla".

El presidente AMLO nuevamente escupió al cielo. Como es su costumbre, al comentar sus sinrazones para no asistir al funeral del matrimonio Moreno-Valle Alonso, volvió a disparar calificativos en contra de los "neofacistas mezquinos". Ciertamente es una acción ruin (mezquina) querer adjudicarle a él y su gobierno la muerte de la gobernadora y su esposo, pero también lo es su actitud que aún en los momentos más trágicos no perdona el revés que recibió su candidato en Puebla.

Pero al final, tal vez habría que corregir y no llamarle mezquino, solamente "sacatón". ¿A poco no?

@Tom_Pich


Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos

  • Semana

  • Mes

  • Todos