El Peje del Ejecutivo parece seguir a pie juntillas la frase atribuida a Benito Juárez que dice: “justicia para mis amigos, todo el rigor de la ley para mis enemigos”, sin embargo sólo parece, porque a sus amigos, aliados y aduladores más bien les da una manga muy ancha y dado que ahora él dice quién es bueno y quien es malo, con el poder de "su dedito" los manda directito a su paraíso, donde podrán gozar de su benevolencia. Por eso ya muchos se acogen a su "misericordia" y más pronto que tarde corren a sus brazos, como los 9 diputados experredistas, varios de los cuales son "finísimas personas", como Mauricio Toledo, que entre sus virtudes más vistosas es el actuar como un verdadero golpeador.

En cambio, a quienes se atreven a cuestionarlos o llegan a dar una pizca de indicios de no ser sus fieles seguidores, sus incondicionales, se van-como las instituciones -al puritito diablo- o ¡bueno más cerquita!, a un lugar llamado como el rancho del presidente. El caso más sonado de los últimos días en este sentido, es el del presidente de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer, quien se atrevió a cuestionar la terna que el Presidente mandó para ocupar un lugar en dicha comisión y de "volada" recibió una andanada de acusaciones por parte de AMLO y sus colaboradores como Santiago Nieto.

@Tom_Pich