La cuarta transformación le está llegando a los dichos y refranes. En el caso del que reza: "Al mal paso darle prisa", parece haber cambiado por obra y gracia de la 4t de la CDMX: "Al mal paso, darle pausa". Esto lo confirma la actitud con que la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, afrontó la crisis ambiental de esta semana.

La Señora Sheinbaum pareció no tener prisa para activar las medidas para afrontar la contingencia ambiental, ante la situación que a todos (ciudadanos y medios de comunicación) les parecía muy grave. ¡Bola de exagerados, esperense a que se agrave la situación para ahora sí "entrarle al toro"! parecia pensar la responsable del gobierno de la capital de la República. Y después de una bola de periodicazos reaccionó (como las moscas o los canes) y por fin echo a andar las medidas de prevención ante la contaminación atmosférica provocada por los incendios alrededor de la capital de la República.

Entre decisiones previas, como el recorte de presupuestos a áreas como la Comisión ambiental, actitudes magisteriales como las de la Sheinbaum (que en lugar de propiciar soluciones, se puso a dar cátedra de química), parece que nos pasermos todo el sexenio de la Cuatrote. ¿a poco no?

@Tom_Pich