Este domingo 21 de julio del 2019 se cumplen 50 años de que el hombre pisó por primera vez la luna, 3 días después la tripulación del Apolo 11 regresó a la tierra. Nosotros los mexicanos también tenemos a un hombre en la luna y el temor es que nunca, durante los años que dure su mandato, pise el suelo firme y duro de la realidad. La frase "anda en la luna" se usa para decir que alguien siempre anda distraído, fuera de la realidad. Habla también de personas que no prestan atención a las cosas que suceden a su alrededor. Hoy en día con el uso de las redes sociales, para hablar de quien que "anda en la luna" o que "está en la luna", se han acuñado varios hashtag: #distraido, #despistado, #embobado, #alelado.

Según los analistas políticos y económicos que no son de la onda AMLOVER, el presidente con su clásica frase: "yo tengo otros datos", pone de manifiesto que anda #distraido, #despistado, #embobado o #alelado. Empeñado en sacar adelante SU PROYECTO, parece olvidar que lo importante no es lo que él quiera, sino que, lo que los mexicanos necesitamos: progreso, desarrollo, economía familiar sana, etc. Pero no solo en el tema económico parece estar #distraido, #despistado, #embobado, #alelado. Hay otros casos como el del sistema de salud, en donde desmantelo programas de atención a las clases más desprotegidas, como el de las estancias infantiles, sin haber generado una alternativa mejor. Y todo por que él "trae otros datos".

En fin, el problema no es que López Obrador "traiga otros datos", el problema es que por andar #distraido, #despistado, #embobado y #alelado, nos está llevando a todos entre las patas, hasta a quienes dice tener entre sus preferidos: los pobres. Por eso bien haríamos en armar una campaña en redes sociales con los hashtag: #Andrés_bajate_de_la_luna; #desalelateANDRES; #AMLO_ya_desembobate, ¿A poco no?

@Tom_Pich