Todavía en agosto de 2018 el subsecretario de Derechos Humanos y Población, Alejandro Encinas, aseguraba firmemente que lo ocurrido con los 43 normalistas de Ayotzinapa había sido un crimen de estado; a poco más de un año dice todo lo contrario, ¿la razón? ahora él es parte del estado.

Tal vez también el Morenista ha caído en la cuenta de que no es lo mismo “ver los toros desde la barrera que torearlos” y a 5 años de la tragedia de lo único que está seguro es de que él “no tiene otros datos” además de los de la llamada “verdad histórica”.

El gobierno de la 4t también heredó el caso de Ayotzinapa, como parte del “cochinero” que les dejó Peña Nieto, sin duda una... “piedrita” en el zapato, para el anterior gobierno y al parecer también para el actual.

@Tom_Pich