Durante el proceso electoral fuimos testigos de los desencuentros que los empresarios tuvieron con Andrés Manuel López Obrador. Entre los calificativos que mutuamente se dedicaron estuvieron: "Rapaces" y "dictador". Por momentos el pleito subió de tal manera de tono, que cualquiera hubiera apostado que AMLO y los empresarios estarían confrontados "per secula seculorum", pero no fue así. Cuando se empezó a ver más claro que el político tabasqueño ganaría la elección presidencial, el tono de parte del empresariado empezó a bajar de tono, hasta llegar a la entrevista que este 4 de julio tuvieron y de donde salieron amistados y con acuerdos.

No hay palabras, mucho menos hay lugar para el humor ante las dantescas consecuencias de la política migratoria de Cero Tolerancia de Donald Trump, para las familias migrantes y sobre todo miles de menores que están sufriendo al ser separados de sus padres, muchos de ellos son tan pequeños, que son casi bebes.

Solo una cosa puedo decir: Trump no tiene humanidad, ni tiene madre.

@Tom_Pich

"Dime de que presumes y te diré de que careces". Resulta que AMLO ha querido forjar un perfil de un líder que es parte del pueblo, una especie de Robín Hood o Chucho el roto y sólo porque es protestante, no creo que quisiera ser como un San Francisco, pero casi casi que sí.

Al "teacher" Joaquín López Dóriga se le volteó el "chirrión por el palito". Durante la quinta entrevista de Tercer Grado el pasado jueves 17 de mayo, tuvo la ocurrencia de querer evidenciar a "El Bronco" como el candidato de las ocurrencias -por aquello de mochar manos a los ladrones y azotar secuestradores- y el gobernador de Nuevo León con licencia, le reviró afirmando que el periodista también ha tenido ocurrencias "y nadie te critica", remató.

Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos

  • Semana

  • Mes

  • Todos