Con la telenovela "Papá a toda madre" televisa vuelve a tratar de darle "gato por liebre" a los televidentes, como lo hizo recientemente con la historia de Frida Sofía, misma que tejió durante los momentos posteriores al sismo del 19 de septiembre.

AMLO y la izquierda mexicana están como el changuito de los emoticones: No ven, no oyen y menos hablan. También están como otro mono de un chiste, en el cual se cuenta, que una vez estaba entrenando y a cuanto animal de la selva que pasaba y le preguntaba que qué hacía, él respondía: "aquí entrenando, para partirle la cara al león", en esas estaba cuando de pronto sonó la voz del rey de la selva que le preguntó: "¿Qué haces changuito?" a lo que el personaje cuestionado respondió: “aquí de payaso y hablador".

Escuchando en días pasados a Leonardo Curzio, me enteré de un problema que se presenta con el uso del 911, el teléfono de emergencias. Resulta que durante el primer semestre del 2017, de 61 millones 639 mil 418 llamadas de alerta recibidas por este servicio, 54 millones 859 mil 082 fueron falsas.

Como las gallinas, el secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal en cuanto empezó a hablar con la prensa sobre la tragedia del socavón de la carretera express de Cuernavaca, se dedicó a tirar tierra para todos lados, cargándole responsabilidades a todos... menos a sí mismo. Cuando se le cuestionó si renunciaría al cargo de secretario, respondió que solamente si se lo pedía su jefe y más tarde desde Los Pinos pareció resonar la típica frase: "¡No te preocupes... Gerardo!" cierto, que se preocupen los demás.