"Con dinero baila el perro", "¿De a cómo no?", "¿Cómo vamos en la encuesta? ¡Como usted diga patrón!"... En el tema de las mediciones de las empresas encuestadoras habría que tener mucho cuidado en darles crédito o no. Ya son varias ocasiones en las que han demostrado no ser tan certeras sus cifras, las cuales siempre se transparentan una vez que acaba el proceso electoral.

Las detenciones de dos "ilustres" y "respetables" miembros de la clase política mexicana generó grandes suspicacias en varios sectores de la sociedad. Como siempre ocurre, desde que existe el foro de las redes sociales, los memes no se dejaron esperar. Uno de ellos con la imagen de Javier Duarte decía: "Ábrase en caso de emergencia electoral". Los moneros tampoco perdieron la oportunidad para retratar la percepción que en la mayoría quedó: que estas detenciones fueron ejecutadas, más que con un propósito de hacer justicia, como un instrumento electoral para mejorar la deteriorada imagen del priismo nacional.

En varios estados estamos nuevamente inmersos en las campañas políticas. Es tiempo de "ponerse la pila", de "conectar el cerebro", de "que nos gire la ardilla" o de "echarle coco". Porque los ciudadanos estaremos bombardeados por la propaganda política de los y las candidatas. Y entre tanto "bla-bla-bla" habrá que distinguir las propuestas que son verdaderamente viables, o sea, que no sean "choro", como dicen mis nietos.

Los "erizos liderzuelos sindicatus" son una subfamilia de animales políticos cubiertos de púas; pertenecen al orden "Ladronis encubiertus". Aunque al principio eran considerados del orden de los defensores de los trabajadores, hoy en día esa clasificación es totalmente obsoleta y falsa.