Como nuestra Iglesia es una, SIGNIS, nuestra organización global para las comunicaciones católicas, es también una. En esta tesitura, y de parte de SIGNIS México, me he reunido con la directiva de SIGNIS Colombia, en la ciudad de Bogotá. Oscar Elizalde, presidente y Daysi Velásquez, vicepresidente, fueron mis anfitriones.

Esta reunión, en un almuerzo cerca de la Universidad Lasalle, en donde ambos laboran, nos permitió intercambiar experiencias sobre nuestras respectivas organizaciones. Por parte de SIGNIS México, hay una experiencia de varios años, en su vida apostólica de comunicación al servicio de la Iglesia. Toda una tradición, digamos, de actividades como cabeza de la que llamamos Red de Comunicadores Católicos, en especial reunidos cada primer viernes de mes, con una misa y un desayuno de trabajo. Estas reuniones, que ahora se trasmiten en vivo para beneficio de ausentes y de otras personas interesadas, ha modificado la manera en que se desarrollan.

SIGNIS México, les participé, es formalmente una asociación civil, conforme a la legislación mexicana, como lo es siendo parte de SIGNIS América Latina y el Caribe. Una organización pequeña de católicos comprometidos en la comunicación católica, que ha ido incorporando nuevos socios a través de un proceso estricto de selección. Comentamos los problemas normales que se pueden presentar para financiar las actividades de la asociación.

Platicamos sobre los capítulos de SIGNIS México en varias ciudades del país, no quedando restringidos a la capital. Algo importante para las actividades en diversas diócesis de manera organizada. Una intención que tiene también SIGNIS Colombia, de no quedarse restringidos a la capital Bogotá.

También comentamos sobre las excelentes relaciones de SIGNIS México con la jerarquía y la Conferencia del Episcopado Mexicano. Los obispos del país, han aceptado a los laicos comunicadores católicos organizados con beneplácito y aceptando el rol desempeñado dentro de la Iglesia en México, de manera completamente seglar, contando con un excelente capellán, eso sí.

Por su parte, los amigos colombianos comentaron el largo camino recorrido, desde hace varios años, para poder constituirse ya formalmente como SIGNIS Colombia este año de 2019. Parte de la aventura, ha sido la aceptación por parte del Episcopado colombiano, como una acción y organización que trabaja apostólicamente de manera propia, sin una dependencia acostumbrada a la dirección directa de los obispos. Trabajan ahora en sus estatutos, por lo que SIGNIS México les hará llegar los propios, ya presentados formalmente a la Conferencia del Episcopado Mexicano este mismo mes.

Junto al tema de nuestras respectivas organizaciones, un tema crítico que hemos comentado y sobre el cual pudimos intercambiar puntos de vista, fue el del reciente Sínodo de la Amazonía. Oscar participó como periodista en el Sínodo, y tiene por tanto experiencia directa y de convivencia con participantes del mismo, tanto de obispos, como de seglares, incluyendo en particular líderes indígenas.

Los periodistas acreditados al Sínodo, tuvieron oportunidad de entrevistarse y conversar con participantes que habían intervenido en las reuniones, y que por el gran interés que despertaron, fueron vistos casi como estrellas.

En particular, Oscar, conocedor directo de los trabajos presinodales, manifestó su admiración por quienes participaron en la preparación de los mismos. También hizo ver cómo el papa Francisco mostró tener la mejor visión global de la problemática de la Amazonia, al contar con muchas observaciones y opiniones sobre la misma.

¿Qué va a pasar tras el Sínodo? Es, coincidió Oscar, es la pregunta que todos nos hacemos. La reflexión está en la mente de los participantes del Sínodo y de muchos católicos interesados.

Ahora, dijo Oscar Elizalde, todos están a la expectativa post sinodal de la exhortación apostólica prometida por el Papa Francisco, esperando que sea publicada antes de que termine este año. El Papa fue muy claro en sus discursos al inicio y al final del Sínodo.

SIGNIS, convenimos, tiene una importante tarea para difundir el trabajo sinodal, no solamente de sus resultados, sino sobre el proceso mismo, que fue muy novedoso por las diversas participaciones. Convenimos también en que la Amazonía está constituida por muy diferentes grupos sociales, no solamente de los llamados pueblos originarios. El futuro evangélico será muy complejo, con diversas soluciones particulares.Una vez iniciado este contacto directo, en agradable almuerzo, podremos continuarlo dirigentes de ambas SIGNIS, de México y de Colombia. Alabado sea Dios.

@siredingv