GUADALAJARA, JAL- ¿Qué es lo que provoca que altos miembros de la Iglesia Católica montaran una serie de descréditos e incluso complot contra uno de sus más destacados integrantes? Quizá el hecho de que, además de tener estigmas (las heridas que le infringieron a Jesús en su crucifixión), su capacidad de advertir la condición de sus feligreses que le ganó tal cantidad de adeptos que incluso años después de su muerte, le llevó a ser canonizado en 2002 por S.S. Juan Pablo II. En la óptica del director español José María Zavala, se presentó en el complejo Cinemex de Plaza Patria su documental “El Misterio del Padre Pío”, como parte del Festival Internacional de Cine Católico.

Ante una sala repleta de fieles y admiradores de la vida y obra del el Padre Pío de Pietrelcina, uno de los santos con más devotos en todo el orbe, se proyectó la cinta en la que se revisa a detalle su labor desde su ministerio del capuchino en San Giovanni Rotondo y cómo su actitud de servicio y amor a su grey le ocasionó detractores en la alta esfera del Vaticano a grado tal que el propio Santo Oficio emitiera hasta cuatro “recomendaciones” para que se alejaran de sus enseñanzas e incluso fuera espiado, vigilado y sufrió de acusaciones falsas hasta el día de su muerte, el 23 de septiembre de 1968.

“El Padre Pío sufrió por cerca de 50 años una persecución implacable por parte de ciertos hombres de la Iglesia; le acusaron de mantener relaciones sexuales con algunas de las mujeres consagradas a su labor pastoral a las que les conocía como sus hijas espirituales; incluso le colocaron micrófonos en el confesonario y su celda. Pero más allá de ese ataque a su persona, el santo se destacó por su honestidad; poseía un discernimiento para ver la mente de sus confesados incluso en su idioma de origen, gozaba del don de la bilocación (poder estar en dos sitios distintos a la vez) y advertir quién sí acudía a él con arrepentimiento y quien sólo lo hacía por la fama”, explicó Jacoba antes de la proyección del documental.

Zavala le imprime a su cinta una dinámica más cercana al trabajo histórico, pensado sobre todo en la audiencia no practicante y evita el tono aleccionador del que adolecen algunos trabajos católicos; por medio de testimoniales, documentos, filmes de la época y fotografías, reconstruye la vida del Padre Pío en este “cable equilibrista” al que fue sometido; por una parte su labor pastoral y su máximo logro, la creación en 1940 del hospital Casa Alivio del Sufrimiento, así como la exhumación de sus restos mortales prácticamente incorruptos en 2008, para convertirlos en reliquias.

Por su parte, Paloma Fernández, productora de la película, señala que el Padre Pío tiene el poder de convertir a cualquiera y por ello confía que el documental logrará una de las mayores audiencias del festival, amén que destacó la música del filme, creación de Javier de la Cruz: “Todos estos elementos harán que los espectadores se lleven siempre una enseñanza, algún propósito bueno”.

La cinta ya está en proyección en diversos complejos Cinemex en exclusiva, en toda la República Mexicana.


Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos