La muy sonada visita de la Sra. Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos (OHCHR), trajo consigo tanto respuestas como cuestionamientos difíciles de entender en toda su magnitud.

La mayoría de la gente no llega a saber la penetrante influencia que las Naciones Unidas tienen en nuestra vida diaria y la manera en que puede afectar a nuestras familias. Las deliberaciones en la ONU afectan nuestras leyes, los programas escolares y las políticas que los gobiernos aprueban.

Por tanto, necesitamos saber un poco más el por qué de la firma de acuerdos con la organización que representa la Sra. Bachelet en varios e importantes rubros de nuestra vida y la apertura gubernamental para aceptar ampliamente recomendaciones y asesoría de este organismo. La funcionaria recibió aprobación de enviar “grupos de trabajo” y “Relatores Especiales en derechos humanos” para fortalecer ligas de cooperación entre México y el sistema de las Naciones Unidas. Sólo por mencionar, contrariamente a nuestro país, Estados Unidos recientemente decidió salir de este organismo pues sus prácticas no eran lo esperado en cuanto a la aplicación de los derechos humanos tal y como originalmente se instituyeron en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Veamos brevemente qué dice internet sobre el currículo de la Sra. Bachelet:

Verónica Michelle Bachelet Jeria (Santiago, 29 de septiembre de 1951) es una médica y política chilena. Bachelet ostentó la presidencia de su país en dos periodos: entre el 11 de marzo de 2006 y el mismo día de 2010, siendo electa por segunda vez para el mandato comprendido entre el 11 de marzo de 2014 y la misma fecha de 2018. También fue la primera presidenta pro tempore de UNASUR, y la primera encargada de ONU Mujeres, agencia de las Naciones Unidas para la igualdad de género. Actualmente es Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y ocupa el cargo honorífico de presidenta de la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño de la Organización Mundial de la Salud.

Siendo presidenta de Chile, Bachelet tuvo la iniciativa de enviar el proyecto para la legalización del aborto, primera vez de ésta desde el regreso a la democracia en ese país. Esta fue una de las promesas electorales de la presidenta socialista en mayo 2014.

Ya siendo directora de la ONU-Mujeres propuso para la cobertura universal de salud, la aplicación de una perspectiva de género. Con sus palabras:

“Los enfoques adoptados por los gobiernos de América Latina para abordar las dimensiones de género en las reformas a la salud a veces no se toman en cuenta, ya que se encuentran fuera del sector salud. De allí que la aplicación de la llamada perspectiva de género, definida como los constructos sociales y culturales que establecen los roles de hombres y mujeres en la sociedad, requiere una mirada que vaya más allá del sector salud y que incluya en su análisis la diversidad de reformas sociales que inciden en los resultados de salud.” (Hacia una cobertura universal de salud: aplicación de la perspectiva de género. En Revista MEDICC Review, 2015)

Debemos saber que la Declaración Universal de Derechos Humanos afirma que “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado” (Art. 16). Otros documentos internacionales tales como el Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional sobre derechos Civiles y Políticos afirman también protección y asistencia a la familia.

A pesar del intento y protecciones delineadas en estos documentos base, el bienestar de la familia es retado en la Organización de Naciones Unidas y la intersección para impactar en la familia es a través de asuntos de la mujer. Bajo líderes de la ONU y puntos de vista radicales sobre maternidad y familia, la ONU se ha enfocado en restructurar a la familia, especialmente el papel de la madre.

La campaña global en contra de la homofobia y transfobia tiene como meta la socialización del matrimonio del mismo sexo, la penalización del “discurso de odio” y la normalización de la ideología transgénero, aun sabiendo que los términos “orientación sexual” e “identidad de género” no se encuentran en ningún texto de tratados de la ONU.

Ya en el 2017, la entonces presidenta de Chile, M. Bachelet declaró ante un panel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre derechos LGBT, que estaba a punto de enviar una propuesta de ley al Congreso para la legalización del matrimonio del mismo sexo en su país durante ese mismo año. Y agregó: “…Además mi gobierno también considerará apoyo gubernamental en diversas medidas destinadas a fortalecer los derechos de la comunidad LGBT, incluyendo reformas y leyes antidiscriminación”.
La Declaración Universal de D.H. especifica 30 diferentes “derechos humanos”, y algunas personas se refieren a ellos como “derechos naturales”. Sin embargo, la misión de los derechos humanos tiene un lado obscuro, ya que hay una serie de agendas que juegan dentro de este rubro con cada grupo de defensa buscando la legitimación en el entendimiento y plataforma de derechos humanos.

Se han escuchado en este ámbito internacional de derechos humanos afirmaciones tales como:

  • El aborto es un derecho humano
  • Los derechos de las mujeres son derechos humanos
  • Los derechos ‘gay’ son derechos humanos
  • Los derechos de matrimonios del mismo sexo son derechos humanos
  • Suprimir la propia vida es derecho humano (“derecho a morir” o eutanasia y suicidio asistido)

Algunas de las fuerzas más destructivas impactan negativamente a la familia, a la libertad religiosa y están anclados y empoderados en una retórica de “derechos humanos”.
Una de las iniciativas de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU sobre Derechos Humanos es la campaña denominada “Free and Equal” (“Libre e Igual”) implementada tanto por la ONU como por países socios de ésta.

Esta campaña de la burocracia ONU se extralimita ya que intenta silenciar el debate público sobre tópicos controvertidos tales como el matrimonio y la sexualidad en todo el mundo.

Por desgracia, esta campaña apenas comienza. Charles Radcliffe, fundador de la campaña ha declarado que docenas de agencias de la ONU han hecho promesas públicas para avanzar en políticas de orientación sexual e identidad de género en Estados miembro individuales y que más de 100 países han implementado cambios en sus leyes domésticas en respuesta a recomendaciones de la ONU sobre estos temas.

¿Quién paga por esta extralimitación? La Oficina del Alto Comisionado de la ONU sobre Derechos Humanos provee un papel de liderazgo y coordinación para estas políticas sobre orientación sexual e identidad de género. Su presupuesto anual era de $201.6 millones de dólares, con el 40 por ciento de sus fondos provenientes de la ONU. Esta recibe una quinta parte de su presupuesto de los Estados Unidos.

Sólo para que quede claro, el término “género” que originalmente amplió el concepto de sexo, ha pasado a usarse para describir una serie de identidades incluyendo hombres que desean transformar su cuerpo en mujeres y mujeres que desean transformarse en varones (transgénero). En este sentido, el término “igualdad de género” es ya usado no sólo para definir la igualdad entre varón y mujer, sino entre todas las identidades de género conocidas en inglés como: cis-gender, queer, pan-sexual, transgender, non-binary y programas escolares, etc.

Los comités de la ONU animan a escribir nuevos libros de texto para alumnos que incluyan esta ideología e insisten en campañas de conocimiento para entrenar en estos temas masivamente.

En octubre de 2018 el Comité ONU sobre Derechos Humanos adoptó un documento expandiendo el Artículo 6 del Pacto Internacional sobre Derechos Sociales y Políticos haciendo del aborto un derecho humano, como parte del “derecho a la vida”. Y en el mes de abril presente, el Comité de D.H. adopto una resolución definiendo a varones biológicos como mujeres requiriendo su participación en deportes para mujeres. Esto, a pesar del hecho de que los varones en general tienen un cuerpo que es 44 por ciento más fuerte que el de las mujeres. Este nuevo capítulo en la redefinición de género y de igualdad de género traerá como consecuencia serias implicaciones dañinas para mujeres, destruirá cualquier distinción entre los sexos y dejará a las mujeres menos protegidas.

La orientación sexual y la identidad de género trae consecuencias para las familias, tiene implicaciones en la manera en que los padres desean educar a sus hijos de acuerdo con sus creencias religiosas y morales, como originalmente son protegidas en el Art. 18 del Pacto Internacional sobre Derechos Sociales y Políticos. Como ejemplo:

El experto independiente y activista LGBT Vitit Muntarbhorn ha hecho un llamado a los Estados para “desarrollar programas inclusivos y materiales de enseñanza que incluyan respeto y entendimiento de la diversidad de género.” Tanto en Estados Unidos como en otros países, judíos ortodoxos, cristianos y padres de otras religiones han evitado que los gobiernos enseñen a sus hijos la ideología transgénero. Ni la ciencia, ni la medicina, ni la psicología apoyan el tratamiento para disforia de género con la socialización, las terapias hormonales y cirugías que propone y apoya la comunidad transgénero.

A pesar de esto, los activistas en la ONU continúan introduciendo una agenda radical a costo de la integridad familiar y los derechos de los padres. En cada caso en donde la orientación sexual y la identidad de género hacen conflicto con la libertad religiosa, la libertad de expresión y los derechos de los padres, la burocracia de la ONU trata los derechos fundamentales como un obstáculo a la ideología, en lugar de que esto fuera al contrario.

Los activistas de derechos humanos llamados también “defensores” y sus políticas, claman por benevolencia y compasión, pero al mismo tiempo se les ha otorgado amplia latitud, protecciones y fondos institucionales para moverse de país en país promoviendo su ideología, mientras que el matrimonio tradicional y el respeto a la vida desde la concepción hasta la muerte natural son atacados como discriminantes, represivos y dañinos.

Estos activistas a menudo claman por libertad de expresión mientras que apoyan la censura. Claman en defensa de la niñez mientras que demandan la legalización del aborto mundial. Claman estar a favor de las mujeres mientras que socavan la maternidad. Claman estar a favor del matrimonio y la familia mientras trabajan por que se acepten políticas que conducen más al rompimiento familiar. Claman por apoyo y respeto a la religión, mientras que usted mantenga sus creencias religiosas dentro de su casa o sinagoga. Claman por derechos humanos mientras que estrangulan a los verdaderos derechos humanos naturales que son el centro de nuestra humanidad.

Me permito citar palabras del Papa Francisco, dichas recientemente:

“Solamente las familias heterosexuales pueden formar una familia” dicho al mismo tiempo que condenó el aborto. Y continuó:

“Es doloroso decir esto hoy: La gente habla de variedad de familias, de varios tipos de familia, pero la familia formada por varón y mujer a imagen de Dios es la única”.

Hablando para el “Forum delle Famiglie”, también evocó los programas de eugenesia de los nazis para condenar el aborto de fetos enfermos. “En el siglo pasado el mundo entero se escandalizó de lo que los nazis hicieron por la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo, pero con guantes blancos”. Terminó.

Volviendo a la declaración final de la Sra. Bachelet en México, felicitó “al Estado por aceptar virtualmente todas las recomendaciones de la Revisión Universal Periódica, demostrando su voluntad de cambio y la apertura a hacerlo con la comunidad internacional”. Quizá también omitió aclarar que la Carta de las Naciones Unidas afirma que nada en la Carta “puede autorizar a las Naciones Unidas para intervenir en la jurisdicción doméstica de ningún Estado o puede requerir a los Miembros que entreguen dichos asuntos para acuerdo dentro de la presente Carta”


Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos