Hace unos buenos años, conocí en Monterrey a un grupo de cubanos, que habían sido contratados por el INJUDE, como entrenadores de diversas disciplinas deportivas. Hice amistad con una de ellos, entrenadora de gimnasia infantil femenina, pero que era doctora en letras. Con ella podía conversar. Lo que me dijo orgullosa fue: “nosotros somos dólares para Cuba”.

¿Por qué eso? Pues porque México le pagaba directamente al gobierno cubano, y de ese pago, le daban algo a sus familias en Cuba. Por acá, se les alojaba en hoteles, se les pagaba la comida y otros gastos a los entrenadores. Por cierto, una de las primeras cosas que hicieron los cubanos, fue buscar asistencia médica, como la odontológica. La pagaba el gobierno mexicano también. El amigo que me la presentó le regaló un par de lentes graduados que en Cuba no conseguía.

Lo más interesante es eso de que ellos eran “dólares para Cuba”, es decir que era un negocio del gobierno castrista, y mi amiga se sentía, como dije, muy orgullosa de ello. Me lo comentó más de una vez.

Pienso que lo mismo puede pasar ahora, que lo que se contrató fue un pago por cabeza de esos 585 médicos y enfermeras directo al gobierno cubano, y que les pagarán a los que llegaron acá una miseria semejante a lo que les pagan en Cuba a los médicos, y el resto del dinero va a las arcas gubernamentales. Un especialista médico puede devengar el equivalente a 60 dólares mensuales, reporta “Desde La Habana”.

¿Son muchos dólares? Quizá no tan significativos para las necesidades de Cuba, pero sí muchos a cambio de lo que México recibe, mientras en el país hay personal calificado médicamente que podía haberse contratado por menos dinero. Según Forbes, La Habana había declarado que los contratos como el de Venezuela por servicios médicos cubanos, eran de los principales ingresos para Cuba.

Y a propósito de calificación profesional, una queja del medio médico nacional, es que los cubamos no han mostrado nada, ni documental ni activamente su necesaria calificación para ejercer la medicina conforme a la legislación mexicana.

Mi suposición razonable es que lo que hizo nuestro gobierno, fue darles un empujoncito financiero a sus amigos castristas: “dólares para Cuba”, pues, 6 millones. Valdrá la pena tener acceso al contrato, y saber si se le paga directamente a cada persona o se le da toda la dolariza al Ministerio de Salud cubano, y de allí algo, un poquito, recibirán los médicos y enfermeras que llegaron a hacer casi nada (por cierto, queja de médicos mexicanos). Un funcionario brasileño declaró que cuando estaban médicos cubanos en Brasil, el 80% del pago se lo quedaba el gobierno de Cuba.

@siredingv

--------

Salvador I. Reding Vidaña es miembro SIGNIS México


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos

  • Semana

  • Mes

  • Todos