Colors: Purple Color

En algún momento de la campaña presidencial, Andrés Manuel dijo que tenía desconfianza sobre las organizaciones de la sociedad civil. Su declaración fue tomada por algunos como una especie de declaración de guerra de parte del actual presidente. Ahora que se han mencionado que los donativos a organizaciones de la sociedad civil ya no serán exentos de impuestos, hay quienes han unido ambos acontecimientos y ven una intención de la administración federal de acabar con las organizaciones de la sociedad civil.

Si  no se presupone el mal, no hay justicia posible. La irresponsabilidad general vuelve posible la colaboración con el mal.
-Polibio de Arcadia


Polibio de Arcadia es el pseudónimo con el que solía escribir Ikram Antaki, querida y extrañada amiga (q.e.p.d.), de cuya obra: El Pueblo que no Quería Crecer 1, extraigo algunas ideas para poder ilustrar este artículo. En dicho libro, Polibio describe, en un imaginario viaje de Grecia a México (algo así como el túnel del tiempo), las vicisitudes que vivió en tierras mexicanas y las reflexiones que de ella extrae.

La nota del pasado martes es que la calificadora de deuda Fitch bajó la calificación de la deuda de PEMEX. ¿Qué significa eso para la sociedad? ¿A quién le importa o debería importar ese dato? Dado el bajo nivel de conocimiento económico o incluso numérico de la población y la mayoría de los medios, el dato no queda claro para la mayoría y se presta a un manejo político.

Hay que dejar algo muy claro: Todo debate sobre la geopolítica internacional con motivo del clímax de la prolongada crisis política en Venezuela es inútil para el venezolano de a pie. Para el ciudadano común, el juego de fuerzas de intereses internacionales no busca dar resolución al largo proceso de descomposición social y económico, apenas son el corifeo yámbico que quiere encontrar ventaja de un entuerto político.

Al preguntar a un amigo piloto (exmilitar) experto qué opinaba sobre el helicopterazo en Puebla, en donde fallecieron Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso, me dio una respuesta sorprendente, más o menos con estas palabras: “me preocupa mucho a lo que puede llegar la maldad humana”.

Al pie de la tragedia, con lágrimas ennegrecidas por las cenizas que aún revuelan tras la explosión, la gente hace lo obvio: busca a su familiar desaparecido. Es difícil. Si está entre los heridos seguro fue trasladado a algún hospital donde, con suerte, pudo decir su nombre o llevaba consigo alguna identificación que no se carbonizó; si está entre los muertos tendrá que esperar a que los peritos levanten e identifiquen las osamentas blanqueadas por el fuego o las interminables partes de cadáveres irreconocibles.

Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos