Dándole seguimiento al deseo del Santo Padre, el Papa Francisco, quien convocó al histórico Sínodo para la Amazonía a celebrarse en Roma a partir de este domingo 6 hasta el 27 de octubre 2019, SIGNIS México, la asociación de comunicadores católicos de México, destinó su desayuno mensual del viernes 4 de octubre a reflexionar sobre el mismo. Se tuvieron como invitados a participar, presencialmente Luis David Torres Moya y Raúl Omar Cereceda Tépox, y por medio de un videomensaje a María José Centurión, vicepresidente de SIGNIS América Latina y el Caribe (SIGNIS ALC).

La reunión tuvo una sesión SIGNIS TALKS México, que se transmitió en vivo desde www.signis.mx, y estará disponible (https://youtu.be/dkGBfeEnUJU) posteriormente a todos los interesados en explorar a fondo el Sínodo para la Amazonía, como un servicio al gremio de los comunicadores. 25 medios católicos compartieron la transmisión en sus propios canales.

El ingeniero Luis David Torres Moya, actual secretario de la dimensión del Cuidado Integral de la Creación, de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social de la CEM (Conferencia del Episcopado Mexicano) y docente del IMDOSOC (Instituto Mexicano de Doctrina Social), fue el encargado de orientarnos sobre el Sínodo para la Amazonia, desde la preparación previa, hasta qué se discutirá y lo se espera del mismo.

María José Centurión, vicepresidente de SIGNIS ALC y expresidente de la Asociación de Comunicadores Católicos del Paraguay (ACCP-SIGNIS PY), nos presentó, a través de un videomensaje, los esfuerzos de comunicación que esta organización está desarrollando con la colaboración de los jóvenes de diversas asociadas de SIGNIS ALC en el continente, así como las actividades en que SIGNIS está participando por el Sínodo en Roma.

El sínodo para la Amazonia, da seguimiento a la encíclica Laudato Si. Este documento ha despertado interés de gobernantes y expertos en el tema ecológico, y sorprendentemente, en mucha menor medida, en los propios medios de la iglesia. Por otra parte, se redactó en 2018 por los organizadores del Sínodo, un documento básico de trabajo, titulado Instrumentum laboris, que no es un documento pontificio sino uno de consulta, cuyo objetivo es presentar la situación pastoral de esas tierras e iniciar nuevos caminos para una evangelización más incisiva en la Amazonía.

El enfoque del Sínodo no se queda en el tema estrictamente ecológico, sino que abarca una temática más amplia, incluyendo aspectos sociales, económicos y organizativos con un enfoque particularmente importante en el impacto de las prácticas contaminantes en las comunidades, sobre todo en aquellas que son minoría, como es el caso de los pueblos originarios que viven en la zona de ocho países que abarcan la Amazonía.

La problemática no se restringe a esa zona; la causa de la contaminación está en un sistema económico que priorizara el dinero, suponiendo que el mero hecho de generar mayor riqueza significa que, en automático, ésta se va a derramar de una manera justa sobre todos los segmentos de la población. En el fondo, esto propició un estilo de vida basado en el consumo y una cultura del descarte: el consumo como una manera de remediar el vacío interior que sufren el hombre moderno.

Este tipo de cultura genera rupturas en el individuo, con la Creación, y con Dios. Esta visión antropocéntrica, que no toma en cuenta el sistema global, requiere una conversión personal, comunitaria e institucional para poder dar solución a estos sistemas. La conversión requerida no debe ser una moda verde, sino un concepto mucho más amplio, tal y como dijo el conferenciante Torres Moya, debería abarcar otros temas. Hay que pensar en términos de una ecología económica, social y cultural. Para esto, se ha formado la Red para la Amazonía (REPAM) y se deben tocar en el Sínodo también los problemas de injusticia en la región, dijo el expositor.

¿Por qué la Amazonía? Porque ahí se encuentra el quince por ciento del agua superficial del planeta, del diez al quince por ciento de la biodiversidad, y se tienen los llamados “ríos aéreos” que transportan grandes cantidades de agua de los ríos en forma de nubes para regar extensas zonas de Sudamérica. Todo ello, sin mencionar que en la región se fija una cantidad muy importante de dióxido de carbono al convertirlo en vegetación.

Este concepto de enfocar el problema regionalmente ha dado cabida a otras redes, como la red eclesial ecológica de Mesoamérica, que abarca México y Centroamérica. El cometido de la iglesia ante esta situación y uno de los propósitos del Sínodo es influir y dar principios de solución para lograr esa conversión personal, comunitaria e institucional que se requiere en este tema.

María José Centurión (Majo), en su mensaje desde Berlín, en una reunión del consejo directivo de SIGNIS, nos ha platicado sobre la acción juvenil en nuestra organización. Los jóvenes de SIGNIS ALC Joven están impulsando una campaña, nacida tras varios encuentros formativos sobre lo que significa el Sínodo para la Amazonia para el mundo, tras varios encuentros a mediados de este año.

Estos jóvenes tuvieron la idea de esta campaña, que trasciende el territorio amazónico, identificar otros lugares semejantes, y que puedan sentir, conectarse y luego cuidar la “casa común”, para que nunca termine su propia Amazonia, María José invita a los jóvenes a sumarse a esta campaña, denominada Siento la Amazonía, publicada en español, en portugués y en inglés. Jóvenes de SIGNIS México forman parte de esta campaña.

Nos invita a apoyar este proceso formativo de la juventud, que está pegando a nivel global, porque el Papa Francisco, muy preocupado por nuestra casa común, que se está deteriorando cada vez más, con una crisis climática latente.

Se busca también resaltar la importancia que tiene este Sínodo para SIGNIS. El Papa ha manifestado sus preocupaciones y nos invita a participar en esta campaña para poder asimilar lo que está pasando. Las poblaciones de la Amazonia están sufriendo situaciones concretas muy graves. Majo nos invita a sumarnos a lo que va a tratar este Sínodo, y nos invita leer el Instrumentum laboris, que tiene 123 puntos y no sólo dos controversiales, que alarman a algunos católicos, y como tales, nosotros no podemos desentendernos de estas realidades, informar sobre la importancia que puede tener este Sínodo. Tenemos que preocuparnos, interiorizarnos, incluirnos en este Sínodo que pide el Papa.

Mauricio López, mexicano, secretario de la Red Eclesial Panamazónica, pedía a los comunicadores católicos leer los 123 puntos del Instrumentum laboris, debemos defender el mensaje real que tiene el Sínodo y no el tergiversado. Habrá un antes y un después de este Sínodo, nos comenta Majo, y nos invita a incidir en el entorno en donde nos movemos. Por primera vez el secretario general de las Naciones Unidas, está invitado a participar como laico.

Para despedirse en este mensaje, Majo nos deseó que todos los proyectos de SIGNIS México vayan bien, que tengan muchos frutos, porque hay mucha gente que está esperando la acción que nosotros tenemos por hacer, que tenemos para dar también, porque, así como recibimos, tenemos que darlo gratuitamente.

Raúl Omar complementó lo expresado por María José desde el punto de vista de SIGNIS México Joven. ¿Por qué la Iglesia se mete en temas de ecología? Dicen algunas personas, nos comenta este joven, cuando ya el Papa habló del tema en su encíclica Laudato Si. Y aunque la Laudato Si fue bien recibida fuera de la Iglesia, entre los católicos se hacen la pregunta. Es importante que los católicos comprendan la relevancia que tiene el tema dentro de la Iglesia, y desde el antiguo testamento, ya hay símbolos respecto a la naturaleza.

Y en estos tiempos, agregó Raúl Omar, ya el Papa Juan Pablo II habló de una vocación ecológica de todo cristiano. Preocuparse del medio ambiente no es algo que de pronto saca el Papa Francisco, eso es doctrina social cristiana. La encíclica Laudato Si es una encíclica que invita al cuidado de la casa común, pero eso no se logra sin la conversión de los corazones de las personas.

Hubo una interesante sesión de preguntas, respuestas y comentarios sobre este amplísimo tema del Sínodo y lo que significa la para la Iglesia y el mundo. José de Jesús Castellanos, presidente de Yoinfluyo, recordó algo esencial: que la razón central del Sínodo es la conversión cristiana, la evangelización, abordando el tema de una zona, por eso se llama Amazonía Cada lugar tiene su problemática de evangelización que se da sobre un territorio específico, que se da en condiciones específicas, y desde luego la luz de Laudato Si es muy valiosa, especialmente respecto a la conversión, no a la ecología, sino la conversión a Dios. Hizo notar que en el manejo del tema casi no se habla de Cristo. Agregó que la Iglesia no es ecologista, sino que es una asamblea de creyentes en la creación, en la redención, en la conversión, y convencida de la necesidad de dar un uso adecuado a los bienes de la tierra.

Redacción: Salvador I. Reding Vidaña @siredingv / Antonio Maza Pereda @mazapereda