El viernes 6 de diciembre se llevó a cabo el último SIGNIS TALKS del 2019, una transmisión en vivo de la asociación de comunicadores católicos de México, con el tema la vocación sacerdotal en la que participaron Monseñor Juan Manuel Mancilla, obispo de Texcoco; los presbíteros Simón Buendía y Saúl Rojas, rector y ecónomo del seminario de vocaciones adultas Cristo Rey y Jaime Martí presidente de la Fundación Cristo Sacerdote.

Monseñor Juan Manuel Mancilla, obispo de Texcoco, inició reflexionando sobre la importancia de SIGNIS, haciendo notar la necesidad de contar con comunicadores católicos profesionales, para que la palabra se convierta en presencia que ilumine el corazón de muchas personas. Hoy, dijo monseñor nos asomamos en esta temporada de adviento para hablar del universo de la vocación, no hay nada más bello que te digan ven, que te inviten, así se desencadena todo un universo feliz de relaciones humanas constructivas.

Recordó monseñor que en el caso de las vocaciones es una manifestación del rostro, por eso desde que nuestro Padre Dios engendró a su Hijo viene el Espíritu Santo, y todo lo que Dios toque tendrá rostro. Esto lo encontramos también en nuestras culturas originarias recordando que un elemento fundamental para el rey poeta Netzahualcóyotl fue: “camina con el pueblo, nunca contra el pueblo”. Se trabajó no solamente para que al pueblo se le saludara con flores y cantos sino con el corazón.

Hoy el reto fundamental que la Iglesia tiene es manifestar que el paso de Dios por la tierra es para darle rostro al camino de Dios, el rostro descansa en un corazón, por eso al recibir un llamado ponemos ambos en sintonía. Esto nos lleva a pensar que la vocación conduce a ser significativos y útiles para los demás, no se trata solamente de una realidad mística o espiritual, se trata de una existencialidad cuyo soporte es no solo el espacio y el tiempo, sino también el infinito y la eternidad.

El padre Simón Buendía Valverde, rector del seminario Cristo Rey, explicó que el seminario es una obra nacional para las vocaciones adultas, está cumpliendo 38 años previa autorización de los obispos mexicanos para su erección. Para crear hombres y personas de acuerdo a las exigencias del mundo de hoy, en una época en que la palabra de Dios tiene que seguir siendo comunicada e iluminando la vida de todos los creyentes. Muchas personas que pensaban que habían perdido su oportunidad de servir al Señor lo han encontrado aquí. Se trabaja en la dimensión espiritual, la dimensión académica, la dimensión pastoral y sobre todo la dimensión humana que es la que va dirigiendo nuestra acción y ministerio en la vida diaria.

Hasta la fecha del seminario han egresado 240 sacerdotes que han ido a ejercer su ministerio en diferentes diócesis, sobre todo en las más necesitadas de nuestro país.

Terminó el padre pidiendo oraciones para que continúen las vocaciones tan necesarias para continuar con la evangelización.

Jaime Martí, presidente de la Fundación Cristo Sacerdote A.C., explicó que este apostolado fue inspirado en una solicitud de S.S. Paulo VI para ayudar a las diócesis más necesitadas. Para tratar de ser eficientes en esa ayuda se han planteado su participación en tres áreas: La primera es la salud de los sacerdotes y en ese rubro lo que tratan de hacer es primero conocer la salud de los presbíteros a través de análisis; la segunda es en apoyar al obispo en el seguimiento de la formación de los sacerdotes. Trabajan mediante la distribución de folletos, invitaciones a retiros espirituales, ayuda para que puedan capacitarse ya sea en la Universidad Pontificia o en otras universidades inclusive del extranjero; la tercera ayuda para la pastoral y la evangelización, que, si se logra hacer eficientemente México va a dar un cambio de 180°, siempre todo bajo la supervisión del obispo, nada se hace sin la aprobación del mismo.

La forma de trabajo es el de aprovechar las organizaciones ya establecidas, por ejemplo: SIGNIS, Logos, y diferentes agrupaciones o profesionistas como doctores, y también empresas que apoyan con anteojos para los sacerdotes y otras ayudas, hay que hacer sinergias con asociaciones ya funcionando.

Los retos son muchos, pero contando con la ayuda de otras organizaciones ya establecida se pueden lograr los objetivos.

En la sección de preguntas el padre Luis García Orso, asesor eclesiástico SIGNIS, preguntó si se estaba haciendo algo por la salud preventiva, porque parece que no hay esta formación en el presbiterado, y luego ya es muy difícil y costoso. La respuesta fue que apenas se está tratando de implementar esto. Por ejemplo, cuando hay una reunión con el obispo y sus sacerdotes llegan con un equipo médico que hacen sus evaluaciones y esto se comunica al obispo. No se han dado cursos de medicina preventiva, pero sería bueno empezar a hacerlo,

Otra pregunta fue que si la fundación daba servicios de tipo legal, la respuesta fue que no, aunque se trata de orientar a las personas en casos particulares.

La siguiente pregunta fue acerca de las condiciones que deben tener los candidatos al seminario. El rector contestó que normalmente el rango de edades que se consideran es entre 25 y 45 años, ya que personas mayores por el tiempo que llevan los estudio hace que pudiera salir a una edad que ya sería difícil para que fueran aceptados.

También sobre el seminario se aclaró que está en la diócesis de Texcoco, pero su actividad es nacional. Y el teléfono para informes es +52 59 59 51 00 98.

El padre Luis preguntó a monseñor Mancilla algunas características de lo que valora más de nuestras culturas originarias. Monseñor señaló que la primera era que siempre saludaban de una forma muy bella, inclusive cuando llegó Cortés Moctezuma envió regalos a los españoles, símbolo que ellos no comprendieron en todo su significado pues pensaban que estaban tratando con unos bárbaros. También Monseñor habló de la belleza del idioma náhuatl que ofrece salud a las personas. Otra característica es el diminutivo que les sale a flor de piel y que es una connotación de delicadez a las personas y al mismo tiempo de solemnidad.

Posteriormente se pasó al problema de la pastoral y como se ha ido perdiendo este sentido, pero también nos hizo reflexionar de la importancia que tiene el conocimiento de la belleza y el arte para llevar el mensaje evangélico; la Iglesia misma lo infravaloró, Europa ha abandonado la fe, pero las piedras lo gritan por medio de esas bellas obras de arte que son las catedrales con todos sus contenidos.

Tenemos que revolucionar como lo hizo Jesús que dejó pequeñas a todas las demás religiones, por ser Dios, por eso su aporte humano, intelectual, social y trascendental es infinito, por eso urge tener el encuentro con Cristo. La Iglesia tiene grandes carismas, pero ya casi nadie las busca, así como Bernabé hizo a Pablo y a Marcos, debemos ser dinámicos, impulsores y creativos sobre todo a partir de la caridad.

Esta transmisión que llegó a más de 15 mil personas puede seguirse en el siguiente link: https://youtu.be/_39r1i2PSkc?t=271

Redacción: Jorge Alberto Espinosa Cano