Fin de año, balance de vida.

Se acerca el fin de año y es necesario hacer un balance de lo que hicimos durante el.

Es muy buena práctica que nos entremos a cuestionarnos cómo fue este año que termina.

Y no solo a nivel personal sino también en el plano espiritual. Por eso quinte dejo mis 5Tips para hacer el balance del año que termina.

PRIMERO. Trae a la memoria los hechos más importantes del año.
Es importante darnos tiempo de pensar en lo que hicimos a lo largo del año.

Yo te recomiendo que con un calendario cerca, pensemos mes con mes lo que sucedió para no olvidar nada.

Si por algo no tienes claro algún evento puedes preguntar a las personas que te acompañaron para que tengas los mayores datos posibles.

SEGUNDO. Haz una lista de lo bueno y de lo malo.
Es importante poner en papel todo lo que hicimos, así no lo olvidaremos y nos dará oportunidad de trabajar con todo eso.

Yo acostumbro hacer una lista de lo bueno y otra de lo malo, en hojas diferentes así después puedo ubicarlo muy bien.

Esto me ayuda a ver que mi año ha estado lleno de actividades y cosas que se pueden ofrecer a Dios y agradecer por su infinita misericordia.

TERCERO. Agradece a Dios por lo bueno.
Si, con la lista en la mano podemos hacer una pequeña ceremonia para agradecer a Dios por todos los dones recibidos a lo largo del año.

Quizá puede ser frente al nacimiento o quizá ir a la iglesia y frente al Santísimo poner a sus pies la lista.

El chiste es que sepamos agradecer a Dios por las gracias y favores recibidos.

CUARTO. Ofrece a Dios lo malo.
Para los hechos negativos o dolorosos el proceso es un poco más largo porque además de ofrecérselos a Dios es necesario pedirle que nos sane el corazón por las huellas que nos han dejado estos hechos y eventos negativos o dolorosos.

Quizá haya que pedir perdón, quizá haya que persona, quizá sea necesario reparar la falta cometida y acercarnos a alguien del que estábamos distanciados, etc.

Una vez logrado esto. Podemos ir frente al Santísimo o frente al nacimiento y ofrecer nuestra lista a Dios.

Y QUINTO. Revisa cómo puedes mejorar para el año siguiente. Qué propósitos vas a tener.
Ahora es tiempo de poner manos a la obra y ver cómo podemos crecer y llevar a cabo todo lo que no hicimos este año.

También es tiempo de soñar y de ver cómo hacemos para que nuestros sueños se hagan realidad.

Que este año que está por comenzar esté lleno del Amor de Dios.

Que todo sea para la máxima gloria de Dios.

@SilviaMdelValle


Síguenos en la Redes Sociales

Más leidos