Hoy te quiero contar la historia de un grupo de apóstoles de Cristo que buscan llevar el agua de Jesús a uno de quizá, los lugares más vulnerables y heridos de nuestra sociedad: la calle.

Y es que ¿alguna vez te has puesto a pensar qué llevo a toda la gente que está en situación de calle, a estar ahí?

Sí, seguro tienes la respuesta correcta: la soledad, la violencia, el abuso, el abandono… son algunas de las muchas causas por la que una persona, como tú y como yo: con todo el potencial que tenemos, quizá con muchos sueños y metas, terminan en la calle, viendo pasar los días y viendo pasar a cada una de las personas que los hacen invisibles.

No lo juzgo, todos lo hemos hecho: el famoso “no, gracias” cuando alguien se acerca a pedir dinero, el pensamiento reflexivo de no darles dinero porque no lo ocuparan para cosas buenas o simplemente el pasarlos desapercibidos. Es una situación que nos duele tanto como sociedad que a veces hemos preferido ignorarla.

Solo al escuchar su historia te das cuenta que no fue su elección, solo al ver la realidad del mundo desde sus ojos te das cuenta que la responsabilidad es de todos.

Si Jesús viviera en nuestros tiempos, estaría ahí: amándolos y acompañándolos, que a veces, es lo único que necesitan.

Así que eso hace Luz en la calle, ir cada quince día a ver a “la banda” que, después de compartir tanto, ahora llamamos amigos. 

Hay días en los que platicamos cosas profundas, otros cantamos al “son” de su guitarra y la experiencia del metro, en otros “echamos la cascarita”, ahí en la banqueta, cuidando que el balón no le pegue al señor de las revistas y dulces o al que va pasando con prisa.

Ahí nos comparten su realidad, la alegría y el amor que se puede vivir, por gracia de Dios, en medio de la calle, el frio y el hambre.

Es donde hace vigente el Evangelio: solo Él puede saciar los corazones. Es Él, el agua viva que nos da fuerza cada visita para acompañar y cuidar a la “banda” y es por su gracia que hemos visto como su corazón poco a poco se transforma y anhela más.

Nuestra historia es la de ellos puesto que hemos recibido mucho amor, y el amor nos exige dar más.

Por eso hoy te invitamos a la conferencia de Juan Pablo Escobar “Pablo Escobar: una historia para no repetir”.

Una conferencia que organizamos con Fundación Lázaro México para recaudar fondos con la finalidad de cubrir las necesidades del apostolado.

Si te interesa asistir, puedes depositar el costo del boleto en este enlace.

@mitzy_a


Síguenos en la Redes Sociales

Recientes

Más leidos