Colors: Yellow Color

Llegó a mi escritorio un artículo publicado este viernes 29 de marzo por el representante en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que lleva el título: “¿Empoderarlas o encarcelarlas?” y que fue publicado originalmente en El Universal. Después de leerlo, no puedo más que decidirme a escribir este artículo con dos objetivos: El primero, poner en primer lugar en la esfera pública, la voz de la mujer y el niño mexicanos. El segundo, que quien quiera aprovechar dicha pieza para ilustrar el estudio para una clase de lógica básica nivel bachillerato pues dicha materia debe ser parte de las habilidades de cualquier ciudadano responsable y que comprende con un corazón internacionalista, la importancia de velar por los DDHH en nuestra sociedad global. ¿El tema de estudio? Aprender a identificar cuando se intenta argumentar con elegantes conjuntos de falacias.

¿Qué es la amistad? Es el mayor bien humano. Vale más que el poder, las riquezas, la ciencia o los honores. La amistad es el aprecio que se le tiene a otra persona, en razón de ella misma; es un auténtico interés y afecto, sin buscar recibir a cambio algún tipo de beneficio material.

Es un anhelo legítimo defender la libertad. Es un valor que está íntimamente presente en toda persona. Por lo cual, cuando alguien pide respeto a su libertad, la está pidiendo para todas las personas. Esto significa un reconocimiento de la valía de toda persona y también del equilibrio en las relaciones humanas, pues no es legítimo defender la personal libertad y oprimir la de los demás.

Este domingo en la misa, el padre dijo que hay que ir por la vida con la mochila ligera para entrar por la puerta angosta del Reino de los Cielos y esa frase me impactó mucho por que es precisamente, lo contrario a lo que el mundo y la sociedad actual nos proponen.